Este destilado presenta un buen comportamiento en el canal de Alimentación, creciendo a doble dígito el ron oscuro, tanto en volumen como en valor. Sin embargo, el consumo del ron en hostelería decrece a consecuencia de la pandemia

La verdad es que evocar todo aquello que sugiere el ron, playas paradisiacas, de aguas cristalinas y un maravilloso azul turquesa, sol, desenfado, fiesta y grandes dosis de alegría, es representar un oasis en medio de estos tiempos de pandemia global que atravesamos.
Nuestro país es un mercado muy proclive al consumo de este noble destilado, elaborado exclusivamente de la fermentación alcohólica y destilación de la melaza o jarabe obtenidos de la caña de azúcar o directamente del jugo de ésta, como señalan desde Espirituosos de España, que a su vez indican que el consumo de ron representa un 15% del total del mercado español de las bebidas espirituosas, en cuanto a ventas por volumen se refiere, como se desprende del Informe Socioeconómico 2019 de dicha entidad.
A pesar de la crisis sanitaria, social y económica provocada por el Covid-19, las cifras del consumo del ron “registran buenos resultados en el canal de Alimentación, donde el ron oscuro crece a doble dígito en ambas variables, volumen y valor, mientras que el ron blanco obtiene también un comportamiento positivo, aunque más bajo”, según informa Daniel Herrera Pulido, ‘client delivery executive’ de Nielsen.
No obstante, lamentablemente, esta panorámica cambia haciendo referencia al consumo en el sector hostelero, tan duramente golpeado por el coronavirus debido a las restricciones de aforo, límite de horarios, etc. “En la hostelería decrece en ambas variables debido a la situación que está sufriendo el canal como consecuencia del Covid-19”, manifiesta Daniel Herrera.
Realidad que pueden comprobar en el siguiente gráfico que refleja un TAM de julio 2020 en relación con el mismo periodo del ejercicio anterior.
Esta autenticidad del ron también le viene por la ausencia de aromatizantes artificiales, de hecho, su aroma proviene únicamente de las materias primas utilizadas en su producción al igual que su sabor que deriva de las cualidades organolépticas de la materia agrícola de origen o del envejecimiento al que sea sometido.
El ron es extraordinariamente versátil y puede consumirse solo, con hielo, en combinados o como ingrediente de cócteles clásicos o de corte más vanguardista.
Ahora tan solo queda disfrutarlo con moderación y disfrutar de los rones que se presentan a continuación.

Leer el artículo completo en la revista