El ‘bartender’ Eloy García Vergara exhibe en el Museo del Ron, que alberga en su local Cubaname Sherry Cocktail Bar & Rum Musseum, más de 750 etiquetas procedentes de los cinco continentes, contando con botellas exclusivas y centenarias de gran valor histórico y sentimental

En Jerez no sólo se beben los grandes vinos homónimos, sino que también se sabe muy bien paladear el destilado de la caña de azúcar, el ron. De ello, da prueba fideligna una gran figura de la coctelería en nuestro país como es Eloy García Vergara, que sumergido en la ‘mixología’ de forma profesional desde hace casi 30 años, encontró su pasión por el mundo ronero pasado algún tiempo y, desde entonces, se ha convertido en su gran amor. Tanto es así que exhibe una auténtica colección de más de 750 botellas de rones de los cinco continentes, contando con algunas botellas exclusivas y centenarias de gran valor histórico y sentimental, en su Museo del Ron instalado en su local jerezano Cubaname Sherry Cocktail Bar & Rum Musseum, “aunque como no podría ser de otra forma, abundan mucho más los rones del Caribe”, señala el propio Eloy.

¿Y ello por qué? Se preguntarán. Pues, bien, todo comenzó cuando un buen día un amigo suyo le regaló una botella de ron venezolano. “Embriagado” por ese aroma no dudó un instante en embarcare rumbo al Caribe con una compañía de cruceros cuando ésta le ofreció un contrato. Por esos lares, Eloy dio rienda suelta a su pasión conociendo, aprendiendo e introduciéndose en la historia de los rones que hallaba a su paso por las diferentes islas caribeñas por las que pasaba; especializándose así, además, en la coctelería tropical. Pero en ese viaje no tenía programado visitar Cuba y eso fue una espinita que se le quedó clavada a Eloy. Por ello, una vez de regreso a España y viendo que no podía arrancarse esa espinita, hizo su petate, sacó su billete y allí que se plantó. Algo de lo que nunca se arrepintió, sino todo lo contrario. Se enamoró de la isla y en ella descubrió los secretos de la auténtica coctelería cubana guiado por grandes cantineros del lugar.

Leer el artículo completo en la revista