Este restaurante de Sant Boi de Llobregat ofrece unas variadas propuestas gastronómicas de alta calidad, con buenas dosis de artesanía, innovación y toques personales que marcan la distinción. Además apuesta por un ‘delivery’ muy sostenible. Entre su oferta se hallan las pastas frescas ultracongeladas de Surgital

 

Desde hace 15 años, Isaac Velasco lleva deleitando a los paladares con su ‘savoir faire’, imprimiendo un toque personal, distintivo, de calidad e innovador a la oferta gastronómica que brinda en su restaurante El Origen del Pecado.
Ubicado en Sant Boi de Llobregat (Barcelona), el restaurante trae causa de los anteriores negocios abiertos por su creador. “El Origen del Pecado viene de una evolución. El primer local que abrí se llamó Il Pecato di Cupido y se ofrecían ‘pizzas’ y pastas. A los siete años de su apertura nos trasladamos a un local más grande y seguimos conservando el nombre. Con el paso del tiempo, en el primitivo local que ocupó Il Pecato di Cupido, monté un restaurante mexicano llamado El Pecado de Catrina con una oferta de burritos, nachos, tacos… y también con hamburguesas. Además, también teníamos una oferta de helados artesanos hechos por nosotros. A su vez, en este negocio apostamos por el servicio de ‘delivery’ y vimos que funcionaba bien. Pero, como resultaba difícil estar en ambos negocios, se decidió cerrar El Pecado de Catrina, aunque continuamos conservando el local al ser de la familia. Y, justo antes de comenzar la pandemia, dejamos el local más grande y volvimos al primitivo local, donde comenzó todo, y le pusimos por nombre El Origen del Pecado”, detalla Isaac Velasco.
El Origen del Pecado cuenta con “una oferta gastronómica que fusiona la cocina que en su día tuvo Il Pecato di Cupido y El Pecado de Catrina. Una fusión con un nivel de calidad de notable alto. En el restaurante tenemos una oferta de pastas de nivel, buenas ‘pizzas’, hamburguesas ‘gourmet’, propuestas mexicanas como burritos que llevan un toque personal (son más elaborados), entrantes creados en nuestra cocina, helados artesanos… En definitiva, tenemos una carta personal que ha ido evolucionando en estos quince años, en la que se han ido introduciendo nuevos platos y que cuenta también con platos fijos desde entonces”, comenta.
El restaurante también ha apostado por el servicio de ‘delivery’, pero en la línea de la distinción que marca el establecimiento y con carácter muy sostenible. “Cuando abrimos El Origen del Pecado hace cuatro años, volvimos a apostar por un ‘delivery’ en condiciones. Un servicio que ya estaba funcionando cuando se produjo la pandemia, pero que nos ha ayudado mucho con esta situación, fue un ‘boom’. Nosotros hacemos ‘delivery’ con motos eléctricas, los pedidos van en cajas ecológicas, y ofrecemos propuestas de calidad y hechas con todo el cariño que ponemos en hacer las cosas. Siempre estamos en evolución y buscando platos nuevos, así como viendo el modo de hacer aún mejor las cosas de lo que ya se hacen. Realmente ofrecemos un ‘delivery’ bastante ‘top’, preparamos todo al momento para que llegue bien. Además, la cocina se adaptó un poco para este servicio, de hecho, tenemos zonas para mantener la comida caliente hasta cuando sale el reparto; en fin, un punto de calidad extra. Además, intentamos que el repartidor se lleve un solo pedido o como mucho dos si las entregas son al lado una de otra.

Leer el artículo completo en la revista