El ‘guru’ de la coctelería Ryan Chetiyawardana, también conocido como Mr. Lyan, ha visitado España de la mano de Belvedere, el vodka Premium del Grupo LVMH, y ha ofrecido un ‘guest bartending’ en el madrileño Salmón Gurú y en el Punch Room del hotel Barcelona Edition

Unió sus pasiones y encontró la fórmula del éxito. Su elixir le viene del ‘blend’ de ingredientes que crea en un plato o en una copa. Apasionado de la comida, -hizo sus pinitos como chef-, y de la bebida, -la creación de cócteles era también lo suyo-, configuró un binomio que, a priori, podría bastarse a sí mismo. Pero no era el caso de Ryan Chetiyawardana, también conocido como Mr. Lyan, le faltaba un componente más a ese tándem: la interacción con las personas. Dicho y hecho. Lo mezcló todo y así dio con su receta magistral: situarse detrás de una barra. Barras a las que llevó muy lejos. Tanto es así que el que fue su local londinense Dandelyan, se hizo con el título de Mejor Bar del Mundo en 2018 al quedar primero en la lista ‘The World’s 50 Best Bars’.

Mr. Lyan, un indiscutible ‘guru’ dentro del panorama de la coctelería a nivel internacional, ha venido recientemente a nuestro país, concretamente a Madrid y Barcelona, de la mano del vodka Premium del Grupo LVMH, Belvedere, para impartir unas ponencias magistrales de coctelería y ofrecer un ‘guest bartending’ en el madrileño Salmón Gurú y en el Punch Room del hotel Barcelona Edition, donde ha transmitido al público su filosofía detrás de la barra y su visión sobre el mundo de la coctelería. Y en ese breve intervalo de tiempo que pasó en la capital, Bar Business tuvo el honor de entrevistar personalmente a este espada de la ‘mixología’, que alberga en su poder innumerables títulos, premios y reconocimientos, entre los que se halla el de Mejor Bartender del Mundo conseguido en 2015.

Cuando apareció en la escena internacional en 2013 con su local llamado White Lyan, de Londres, Ryan ya marcaba una clara diferenciación y establecía un antes y un después en el arte ‘mixológico’. Se trataba del primer bar del mundo que no utilizaba productos perecederos y servía cocteles sin hielo, cítricos u otras frutas frescas. La nueva era “Lyan” había llegado y, con él, la innovación era solo coser y cantar.

Actualmente cuenta con dos locales en la ‘city’. “Tengo un bar y un pequeño
cocktail bar-restaurante, además de un bar en Amsterdam, y el próximo mes de enero abriremos un bar en Washington DC”, comenta. Y cuando le preguntó acerca de las diferencias entre ellos, Ryan me dice que “cada bar tiene un concepto detrás. Cada uno se focaliza en algo que queremos cambiar en el mundo de la comida y de la bebida. Estamos explorando diferentes maneras de juntar a la gente, además de explorar también lugares distintos. El bar en Londres y el restaurante difieren mucho, el bar está al sur del río y el otro local se halla en la zona este de la ciudad, donde el público es muy diferente. El bar en Amsterdam está pensado expresamente para esa ciudad y es para que la gente vaya con sus amigos y familias. Cada local tiene su propio estilo, acorde con la zona donde está ubicado”.

El exitoso local Dandelyan cerró sus puertas y Ryan creó en ese espacio, con vistas al Támesis y en el emblemático Sea Containers London, Lyaness Cocktail Bar. ¿Qué ofrece en él?

“En Lyaness hacemos algo muy diferente de lo que hacíamos en Dandelyan, pero al mismo tiempo es una evolución de lo que hacíamos. Nos dimos cuenta que teníamos un equipo sorprendente y un espacio increíble y de que todo lo que hacíamos era un éxito. Así dimos el paso hacia delante”.

Leer el artículo completo en la revista