Nació en Alicante, pero vive en Murcia. Ciudad a la que llegó para realizar estudios universitarios. Los realizó, pero no se dedica a ello. Forma parte de una brigada forestal durante el día y cuando se pone el sol despliega sus dotes con la coctelera, en la que introduce ingredientes de ‘sus montes’, aquellos que tanto cuida y que tantos aromas le aportan en sus tragos. “Principalmente me gusta practicar una coctelería de mi zona, con ingredientes que tenga siempre a mano, tanto de Alicante como de Murcia, ya que soy de la opinión que si uno no conoce bien sus raíces, las cosas que se tienen día a día, es muy complicado que se conozcan ingredientes de otros continentes. Primero tienes que conocer lo tuyo y saber trabajarlo bien para ir creciendo poco a poco”, afirma el ‘bartender’ Mario Gallart, que actualmente trabaja en el pueblo murciano de Totana, en Platea loungebar, además de prestar sus servicios para una empresa de eventos llamada Flair Club, impartiendo a su vez formación. “Uno de los ingredientes que me gusta mucho de esta zona es el romero, al igual que el tomillo o la lavanda, por ejemplo, así como los cítricos que tenemos que son espectaculares”, comenta Gallart.
¿Qué aportan estos ingredientes a los cócteles?
“Además de aportarles aromas frescos de monte, muy naturales, ya que los recojo yo mismo, otorgan toques herbáceos e incluso florales, dependiendo de la época en la que se recolecten”.
La parte olfativa no pasa desapercibida en las creaciones ‘mixológicas’ de Mario, complementada con la vista y el gusto. “En la coctelería pasa como en la cocina, primero comemos con la vista, luego por el olfato, y posteriormente por el gusto. Esto es algo que me enseñó mi padre, que es cocinero, y suelo aplicarlo bastante en mi coctelería”, puntualiza este profesional, que tiene muy claro que hay que evolucionar pasito a pasito, para que todo vaya enlazando y los elementos de un cóctel encajen como si se tratase de piezas de un ‘puzzle’, además de “cuidar siempre mucho el equilibrio, la presentación… Pero al final, lo que marca es la clientela, por eso los cócteles tienen que evolucionar hacia lo que demandan los clientes”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista