La madrileña Panadería Pastelería London se distingue por la calidad de las materias primas que utiliza, su elaboración artesanal, la gran variedad de su oferta y la esmerada atención que dispensa a la clientela. Además se ha introducido en el mundo del ‘catering’

Venía del mundo de los números, pero el hechizo del mundo del pan le hizo cambiar su rumbo. Solaiman, con su licenciatura en Empresariales, se hizo cargo hace casi tres años de la Panadería Pastelería London, ubicada en la distinguida calle de Juan Ramón Jiménez, 7, en una de las mejores zonas de Madrid, próxima al Estadio Santiago Bernabéu. Un negocio que, actualmente, lleva junto con un hermano, como comenta  Solaiman, de apellido homónimo.  

“En el año 2010, empecé a trabajar con un amigo pastelero, me gustaba la pastelería pero el pan es lo que más me chifló, la magia de la masa madre. En el mundo de la pastelería veo todo mucho más matemático, algo que se puede predecir; en cambio, en el tema de la panadería no es así. De hecho, el ser humano lleva miles de años haciendo pan y todavía continúa aprendiendo a hacerlo”, detalla Solaiman.

Solaiman es un alquimista con sus manos y con su propia mente, la cual no deja reposar ni un instante pensando en qué productos realizar para ofrecer a su clientela constantemente. “Veo cómo se mueve el mercado y lo que demanda el público. Mi clientela es exigente, personas que han recorrido mundo y conocen muchas cosas. Además, Internet también ha ayudado bastante. Todo esto nos exige un esfuerzo extra para estar a la altura de las expectativas del cliente, siempre hay que estar superándose”, puntualiza.

Como ven, la clientela se sentirá mimada y exclusiva en este negocio de la capital. “El cliente exige muy buena calidad, desea encontrar una gran variedad en la oferta, un local bien ordenado, una excelente atención y un exquisito trato y servicio”, menciona. 

¿Cuáles son concretamente las líneas de negocio del local?

“Además de la panadería y pastelería, también hemos entrado en el mundo del ‘catering’. En cuanto a panadería se refiere, realizamos panes puros, 100% con masa madre de centeno, 100% harina de trigo integral ecológica… Nuestra preferencia pasa por usar más harinas molidas a la piedra y harinas ecológicas, porque es lo más natural que hay. Estas harinas no cogen tanto volumen, pero tiene un gran sabor. Actualmente, el público pide muchos panes especiales que tienen grandes propiedades organolépticas como por ejemplo el de espelta, de centeno, pan sarraceno, de kamut, etc. Cada vez se demanda menos pan blanco, aunque si se hace bien, también es un buen tipo de pan. 

Asimismo realizamos panes de mezclas como por ejemplo de chía con harina de maíz, el de tres trigos con semillas, el de espelta y miel, etc.

Leer el artículo completo en la revista