El pasado año se exportaron 216,5 millones de botellas a unos 160 países, habiendo importado España 493.000 botellas de ‘cognac’, según datos del ‘Bureau National Interprofessionnel du Cognac’ (BNIC)

La región francesa de Cognac es la cuna de una joya líquida del país galo, el ‘cognac’. Una bebida ancestral y contemporánea al mismo tiempo, que causa admiración en el mundo y que ostenta una Denominación de Origen Controlada, como garantía de calidad y autenticidad excepcionales.  

Los ‘cognacs’ son aguardientes elaborados con vino resultante de la sutil mezcla de aguardientes que pueden ser de diferentes edades y añadas, producidos en un terruño concreto y con determinadas especificaciones, garantizando el cumplimiento de estas normas  el ‘Bureau National Interprofessionnel du Cognac’ (BNIC).  

El ‘terroir’ de origen de los ‘cognacs’ se encuentra entre Charente, Charente-Maritime (incluidas las islas de Ré y Oléron) y algunos municipios de Dordogne y Deux-Sèvres. 

El coñac se elabora con uvas de la región de vinos blancos más grande de Francia. Más de 76.000 hectáreas de viñedos de diferentes variedades de vino blanco se distribuyen en las 6 “crus” o zonas de la denominación Cognac. La elección de las variedades de uva está estrictamente regulada en las especificaciones de Cognac. La ‘Ugni Blanc’ tiene presencia mayoritaria en los viñedos, más de un 98%.  Esta uva, procedente de la Toscana italiana, posee una alta acidez, lo que garantiza un buen potencial de envejecimiento natural, y bajos niveles de azúcar, lo que da como resultado un vino con bajo contenido de alcohol (8 a 9% vol.). Su perfil relativamente neutro y bien equilibrado la convierte en una uva ideal para licores de vino de alta calidad. Por su parte, la variedad de uva ‘Folle Blanche’ es otra de las autorizadas para la producción del ‘cognac’, aunque alcanza sólo el 1% de la superficie del viñedo. Esta uva produce aguardientes de vino bien equilibrados con aromas potentes, liberados por destilación. Asimismo, la ‘Colombard’ es una de las variedades de uva más antiguas que se conservan en Charente, y presenta un potencial de maduración similar a la ‘Ugni Blanc’, así como una alta acidez y bajos niveles de azúcar. La uva ‘Montils’ se cultiva principalmente en la región de Charentes para hacer Pineau des Charentes. La variedad ‘Folignan’ es fruto de un reciente cruce entre ‘Ugni Blanc’ y ‘Folle Blanche’ seleccionado por la Unidad de Viticultura del BNIC. Esta nueva variedad de uva presenta ricos aromas pero es propensa a la maduración temprana y es menos resistente que la ‘Ugni Blanc’.

Leer el artículo completo en la revista