Andrea Illy, presidente de illycaffè, presenta su libro “El Sueño del Café

Quizá se pregunten: ¿es posible que un sueño se traslade a las sucesivas generaciones? Cuando normalmente estas ‘performances oníricas’ suelen conocer un lenguaje personal e individual, se dirán. Una pregunta, de fácil solución, les respondería. Y, es más, les invitaría a leer el ilustrativo y envolvente libro, recién publicado: “El Sueño del Café”, de Andrea Illy, presidente de illycaffè. Una obra que narra la historia de una familia que hizo de su idea, su pasión, la razón de ser de su empresa illycaffé, e incluso la de la propia vida de sus integrantes, y el hilo conductor entre sus generaciones, con un enfoque global que agrupa las idiosincrasias locales porque, para todos, es ese sueño: “ofrecer al mundo el mejor café del mundo”. Francesco Illy, 1933. Fundador de illycaffè. Todo un visionario al que le ha sucedido su descendencia.

Andrea Illy ha presentado el ejemplar coincidiendo con un año conmemorativo para illycaffè Ibérica, que celebra sus veinticinco años de existencia. Un relato en el que se entremezclan historias y anécdotas empresariales, ‘expertise’, visión y vivencias personales con la pasión por crear un producto excelente reconocido en todo el planeta. Y es que dentro de una taza de café encontramos todo un mundo: culturas que se entrecruzan, el aroma y el exotismo de lugares maravillosos, tradiciones ancestrales, arte, belleza…. Pero también ciencia, conocimiento, innovación, trabajo y respeto. Un universo de sabiduría con el que se logra producir el café, que contiene mil sustancias aromáticas, que se produce en sesenta países y que emplea a cien millones de personas alrededor del mundo (veinticinco de ellos solo en los países productores).

Andrea Illy abrió su discurso de presentación con una idea: el café, elixir de la felicidad. Una felicidad entendida a través de la virtud, el conocimiento; de la belleza del consumo, de la socialización; del altruismo, con ese vínculo que tiene illycaffè con los caficultores para la mejora de sus condiciones y calidad de vida; y de la salud, porque hay muchos estudios que demuestran que el café es beneficioso para el organismo.

Asimismo, hizo alusión a la mejora continua de la materia prima y del empleo de la más innovadora tecnología para dar cumplimiento a ese sueño de ofrecer el mejor café que la naturaleza pueda dar a todo el mundo; siendo illycaffè la empresa más innovadora en el mundo del café.

A su vez, hacía referencia a que “lo bueno es bello y lo bello es bueno”. Un concepto que figura en el ADN de la compañía. “En la belleza se aprecia la bondad, y es una forma de comunicación y de enriquecer el consumo. De ahí, las ‘illy art collection’; el arte es un lenguaje para illycaffè”, señalaba.

Una apasionante crónica la que hallarán en el libro y de la que, a continuación, les revelamos un extracto referido a ese principio de la belleza. “Si recuerdo la felicidad de cuando, recién graduado, puse los pies en la compañía y la emoción que sentí la primera vez que entré al laboratorio donde luego me quedaría unos años trabajando como químico, solo puedo explicarlo de esta manera: para mí no fue un simple trabajo. No se trataba de aportar mi contribución al gran proyecto familiar que ya había sido de mi padre e incluso antes de mi abuelo. Esa conciencia llegaría más tarde. Era más bien un estado de ánimo íntimamente conectado con la búsqueda de un ideal, algo especial, magnífico, grandioso. Algo que se identifica con la idea de la belleza en sí misma.

Leer el artículo completo en la revista