Un momento de consumo muy extendido que va más allá del fin de semana y que presenta propuestas gastronómicas sofisticadas. Los consumos durante el día tienen un gran reclamo y los establecimientos de hostelería se hacen eco de este fenómeno cada vez más para incluirlo en su oferta

Bien es sabido que los hábitos de consumo de los españoles se han modificado a raíz de la pandemia o bien se ha acelerado el ritmo de los mismos, porque algunos de ellos ya apuntaban tendencia. Por ejemplo, el auge del consumo diurno en el ámbito de fuera del hogar era una realidad que ha ido cogiendo cada vez más fuerza entre la población. 

“El 52% de las personas ha reducido los momentos de ocio nocturno y los ha trasladado al diurno, y el 45% afirma que sale menos a cenar y más a comer”, según indica el ‘Barómetro Momentos de consumo fuera del hogar’ elaborado por AECOC Shopperview y 40dB en colaboración con Frit Ravich. Además, dicho informe señala como principal novedad, que el 32% ya incluye nuevos momentos de consumo -como el ‘afterwork’, el aperitivo o el ‘brunch’- a su rutina habitual, mientras que el 27% ha adelantado los horarios de comida y cena cuando sale a consumir fuera del hogar”.

Centrándonos en el momento ‘brunch’, aquel que fusiona un desayuno tardío con una comida temprana, y que es el tema que nos ocupa en estas líneas, Pablo de la Rica, Retail & Foodservice Manager de AECOC, nos manifiesta que: “El fenómeno del brunch en nuestro mercado no es nuevo, pero ha aumentado tanto en términos cuantitativos como de sofisticación, ya que por una parte el fenómeno se ha popularizado, pero también se ha visto impulsado por una oferta cada vez más sofisticada. Por otro lado, el brunch también se ha convertido en un fenómeno social de celebración, así como de encuentro para los fines de semana y festivos a través de cadenas específicas centradas en esta fórmula. Asimismo, los restaurantes de moda y muchos hoteles han apostado por está fórmula que, además de generar atractivo, aumenta su notoriedad y prestigio.

En definitiva, hay que destacar la apuesta de los consumidores por los nuevos momentos de consumo diurnos, un fenómeno que ha generado nuevos momentos de consumo como el bruck, el aperitivo y el boom drunch (merienda-cena), que han surgido como respuesta a la preferencia del consumo por la tarde”.

Leer el artículo completo en la revista