La naturalidad de los productos, de las elaboraciones culinarias y la artesanía de las mismas, unida a la temporalidad de las materias primas, dan forma a unas propuestas de mercado, mediterráneas, sanas, equilibradas e innovadoras en El Celler de Can Romà

Esta es la historia de un sueño cumplido. El Celler de Can Romà es el nombre elegido para la materialización de ese proyecto anhelado por parte de Román Guzmán y José Morillas. “Queríamos montar un restaurante pequeño, con clase, con cocina elaborada, buenos vinos y buen servicio”, comentan durante nuestra agradable conversación.
Este restaurante fue inaugurado el 12 de abril de 2018, pero Román y José no eran neófitos en la profesión hostelera ni en el contacto con el público. Los conocimientos y el buen arte en este campo hace años que los vienen poniendo de manifiesto en otro local con el que cuentan, El Fornet de Can Romà, una cafetería-panadería, sita también en la zona nueva de negocios de Poblenou, en Barcelona.
Un establecimiento que sirvió de lanzadera para la adveración de ese sueño. “En el Fornet de Can Romà trabajamos con muchas empresas, hacemos muchos ‘catering’ para las mismas, y como la clientela cada vez nos pedía más y más, ello nos empujó a abrir el restaurante para poder atender ‘caterings’, también de comida, los cuales montamos tipo bufé, recogiéndolo todo posteriormente; ‘caterings’ de desayunos y comidas que son solo para empresas, no para particulares. Asimismo hacemos cenas para grupos, de cumpleaños, y también para empresas”, señalan.
El Celler de Can Romà abrió sus puertas con una filosofía clara y contundente. “Nos gusta dar un servicio de cinco estrellas y con una cercanía con el cliente como si fuera una tasca”, comentan. Un trato muy humano el que dispensan a su asidua clientela.
Una cocina de mercado, mediterránea, sana, equilibrada y muy innovadora es la que se puede disfrutar en El Celler de Can Romà. “Todos los platos que ofrecemos los elaboramos nosotros, son naturales no tienen ni conservantes, ni colorantes… No tenemos nada procesado. Por ejemplo, nuestras carnes proceden directamente de los mataderos. Trabajamos con materias primas muy buenas para que el producto final sea muy bueno”.
Los mejores productos y su estacionalidad son la guía en las propuestas gastronómicas de este restaurante, que tiene un amplio horario. “Por la mañana hacemos desayunos desde las 08.30 hasta las 12.00 horas, en los que ofrecemos piezas de bollería, tostadas con aguacate, tortilla francesa, bocadillos, zumos 100% naturales…, y un buen café illy, que también tenemos en el otro local, porque no tenemos ninguna duda de que es el mejor café. A partir de las 13.00 y hasta las 16.00 horas proponemos el menú del mediodía, un menú ejecutivo, equilibrado y sano para que la gente que trabaja pueda tener una buena dieta a diario. Desde las 16.00 y hasta las 23.00 h. tenemos la cocina abierta ininterrumpidamente, pudiéndose degustar tapas, platillos elaborados como ´Carpaccio de trío de tomate del Maresme, con bases de remolacha, yogur griego y vieiras a la plancha’, ‘Pulpo a la parrilla con alioli de oliva’, ‘Tartar de atún Balfegó con guacamole y quicos’, ‘Esqueixada de morro de bacalao con alioli de oliva y crujiente de su piel’, ‘Ensalada de burrata con tomate del Maresme con vinagreta de albahaca y sal de jamón’. Además preparamos hamburguesas totalmente caseras, de cuatro tipos: pollo, vegana, de ternera y de cordero.

Leer el artículo completo en la revista