La calidad, el ‘savoir faire’ y un atento servicio son las guías de Luigi Ristorante Pizzeria en el Eixample barcelonés. Los productos del catálogo de Negrini juegan una gran baza en la oferta del local

Si de sencillez se viste la cocina napolitana, el nombre del local también la endosa. Luigi Ristorante Pizzeria. Sin más alharaques para denominarse. No los necesita. Como habrán imaginado, Luigi es el nombre del artífice de lo que se puede degustar en el establecimiento, el cual agarra con fuerza el mando de control de la calidad de los platos y de las ‘pizzas’ que se realizan, analizando que todo esté perfecto para salir a sala. Porque, como bien dice Luigi Castravelli durante nuestra agradable conversación, el valor añadido que ofrecen es la pasión, el amor por las cosas bien hechas. Argumentando a su vez que “la filosofía del local se resume en la calidad del producto y en el buen hacer, -valores transmitidos por nuestra madre, que es muy buena cocinera-, y todo a un precio correcto, además de en la amabilidad del servicio que se presta al cliente, y en un lugar agradable y bonito”.

Luigi Castravelli no camina en solitario, con él está su hermano Alfredo que fue quien le propuso el proyecto de apertura del restaurante y quien hoy se ocupa de la gestión administrativa del mismo, y también otros dos socios, Javier Sánchez del grupo Salamanca y Juan Del Barrio Escolá, que es el director del local y se encarga del personal y de la sala, como menciona.

Después de una intensa tarea de búsqueda encontraron lo que deseaban: un local diáfano con una entrada luminosa y bien posicionado; de hecho, su ubicación en el barrio barcelonés del Eixample, cerca del Paseo de Gracia, habla por sí sola. Y, así fue como el 8 de abril de 2016, Luigi Ristorante Pizzeria abría sus puertas al público.

Para Luigi no era su primera experiencia en el mundo hostelero. Afincado en la Ciudad Condal desde 1992 ya, desde aquel entonces, comenzó a introducirse en este campo profesional. El contacto con el público en la sala de un restaurante italiano en el que trabajaba le hizo darse cuenta de que esa vida le gustaba y, poco a poco, se fue introduciendo y creciendo en el tema de la ‘pizza’ hasta el punto de haber representado a España en un programa televisivo en Chile relativo al mundo de las ‘pizzas’, junto con otros profesionales de otros países.

Después de varias experiencias en restaurantes italianos en Barcelona y de asesoría en materia de cocina y ‘pizza’, regentó durante seis años su propio restaurante junto con un socio hasta 2014. Y fue algo más tarde cuando llegó Luigi Ristorante Pizzeria. Un local que ofrece una cocina italiana con más de un 70% de platos típicos de la región de Campania. Como no podía ser de otra manera, sus orígenes napolitanos se deben dejar saborear. “Nuestra propuesta indudablemente son las ‘pizzas’, pastas y ‘antipasti’, pero también ofrecemos platos de carne y pescado; una cocina bastante variada para todos los gustos. Por ejemplo, nuestros platos típicos son: ‘Involtini di melanzane’, ‘Paccheri Gibertini’, ‘Ravioli di funghi porcini e tartufo’, ‘Pizza San Marzano’, ‘Pizza con salsicce e friarielli’, ‘Pizza Luigi’ con rúcula, Parmigiano Reggiano de 24 meses de curación y ‘prosciutto’ San Daniele de la empresa Negrini, de la que utilizamos la mayoría de los productos italianos que tenemos en el restaurante, como por ejemplo, la harina 5 Stagioni para la elaboración de las ‘pizzas’; los vinos, de los que actualmente tenemos unas 20 referencias y que irán aumentando en los próximos meses; gel de vino Lambrusco, que combina muy bien con quesos; ‘perlage’ de trufa; conservas vegetales; embutidos, los cuales utilizamos como ‘antipasti’ (entradas) y como ingredientes para elaborar nuestros platos.

Leer el artículo completo en la revista