Un local distribuido en alturas, porque de altura es lo que ofrece. Así, a bote pronto, se puede presentar el Café Bar La Mandrágora. Pero eso es sólo el inicio. Les invitamos a adentrarse en estas páginas para descubrir los tesoros que esconde este establecimiento hostelero, alardeando de un enclave que agasaja también la vista de la clientela con su terracita mirando a la Sierra de Francia. Un local que se hace notar en el pequeño pueblo salamantino de Miranda del Castañar. En un marco medieval, y situado en la parte antigua del bonito pueblo castellano-leonés, que se encuentra rodeado por una muralla, se presentó en sociedad hace ya catorce años el Café Bar La Mandrágora, arropado por la experiencia y el ‘savoir faire’ de su creador Félix Delgado Díaz. “Llevo muchísimos años en el campo de la hostelería. Este local es mi cuarto negocio en Salamanca. Me encanta este sector, sobre todo la hostelería de calidad”, comenta Félix durante el transcurso de nuestra agradable conversación.
Una pasión que ha sabido transmitir muy bien a su esposa Tita González Rodríguez que, a pesar de no pertenecer a ese gremio y no ser partidaria inicialmente de la idea de Félix de montar este negocio, con el tiempo comprendió que se trataba de una actividad muy personal, sintiendo la necesidad de formarse en esa profesión y de aportar su granito de arena en la misma. Todo ello la llevó a involucrarse en el local de tal manera, que desde hace años trabaja codo con codo con su marido, que ha sido y es su buen maestro; ambos están entregados en cuerpo y alma a cuidar cualquier aspecto o detalle para conceder a la clientela todo tipo de atenciones con el cariño que saben dispensar. Una buena razón para dejarse caer por el Café Bar La Mandrágora. Pero no es la única. “Además de ser un sitio precioso, el trato es muy cordial, todos los productos que ofrecemos son de primera calidad, la elaboración de nuestras recetas es maravillosa, y se puede disfrutar de muy buena música, casi todo es ‘jazz’ vocal, aunque tenemos de cualquier género; incluso, en determinadas fechas, ofrecemos música en directo. Un aspecto éste del que me ocupo mucho, ya que he sido ‘disc-jockey’ durante muchos años. En fin, cuidamos hasta el más mínimo detalle”, afirma Félix Delgado.

 

 

Leer el artículo completo en la revista