Abadía Retuerta LeDomaine ofrece vivencias para recordar de toda índole: culturales, naturistas, ‘wellness’, vinícolas o gastronómicas con estrella Michelin. Un auténtico destino en sí mismo es este hotel de cinco estrellas y la bodega vanguardista

No es un hotel, ni una bodega al uso. Es todo eso y mucho más. Abadía Retuerta LeDomaine

es un lugar para encontrar la paz, sumergirse en la historia, fundirse con la naturaleza, recrearse con el paisaje de unas viñas, cuyos frutos hablan por sí solos en su bodega. Un sitio para dejarse llevar por los paseos a orillas del Duero, para escuchar el cantar de los pájaros, para cuidarse también en el Spa, para disfrutar de su gastronomía con estrella, para sentirte exclusivo viendo cómo las peticiones y deseos se hacen realidad por la atención tan personalizada que el equipo de la estructura dispensa…; en definitiva, un lugar para soñar y, por supuesto, para vivir.  

Abadía Retuerta LeDomaine es un hotel de cinco estrellas y una vanguardista bodega ubicados en un pueblecito de Valladolid, Sardón de Duero, y que han elegido un monasterio del siglo XII fundado por la Orden Premonstratense para venir a este mundo, es un auténtico “destino”, como le gusta definir a Enrique Valero, su director general, todo un apasionado del trabajo que realiza. “Esto es un proyecto a 360 grados. El mensaje que transmito a mi equipo es que todas las personas  que se relacionen con nosotros no se pueden ir indiferentes. Cada uno tenemos nuestro estilo, nuestra forma de ver las cosas, pero siempre hay que pensar en el otro. Además es muy español disfrutar cuando ves que los demás lo están pasando bien. El cliente tiene que tener un “guau” cada cinco minutos. La mayor satisfacción es que el cliente diga he estado en un sitio estupendo en general; estamos creando apóstoles. Queremos ser un referente a nivel mundial que valora y cuida la historia, la naturaleza, en el que se trabaja de forma responsable y sostenible, en el que el servicio es excelente… Para que sea un destino ‘top’ de España. En fin, hay que entender la riqueza del lugar, ponerla en valor y saberla comunicar. Tenemos que buscar esa excelencia en cada paso que damos, pero sin atropellarnos”. 

Sumerjámonos de pleno en este irresistible destino. 

La Abadía Santa María de Retuerta fue fundada en el año 1146 y se debe a Doña Mayor, cuarta hija del Conde Pedro Ansúrez, fundador de Valladolid. Muchos siglos después, en el XX y, en concreto, en el año 1931, fue declarada Bien de Interés Cultural por la Unesco. En 2008, se iniciaron las obras de rehabilitación. Desde el inicio se concibió el proyecto no solo como un hotel y bodega, sino como un universo en el que vivir una experiencia única a través del legado artístico e histórico. El responsable fue el arquitecto italiano Marco Serra quien respetó fielmente el legado arquitectónico y filosófico así como las estructuras originales del monasterio. Para ello, conservó los estilos arquitectónicos así como la manifestación de la forma de vida de los premonstratenses. 

Con este marco tan privilegiado, el huésped se transporta a otra época cuando traspasa el umbral de su puerta y se abandona a recibir el mayor mimo jamás experimentado y es que Abadía Retuerta LeDomaine es el primer hotel de nuestro país con servicio completo de mayordomía, encargándose los mayordomos de planear y coordinar la estancia así como las reservas de restaurantes y actividades fuera y dentro de la finca. A su llegada, el huésped es conducido a su habitación por el mayordomo, sin tener que esperar en la recepción para el ‘check in’, ya que éste se lleva a cabo en la propia habitación sin esperas. Como verán, la máxima hospitalidad está servida.

El hotel cuenta con 27 habitaciones dobles y 3 ‘suites’, ocho de ellas ubicadas en el edificio de las antiguas caballerizas. 

 

 

 

Leer el artículo completo en la revista