The Red Sea Development Company (TRSDC) está construyendo en Arabia Saudí este  complejo turístico en uno de los paisajes desérticos más espectaculares del mundo, integrándose en la ladera de la montaña y ofreciendo vistas panorámicas de un paisaje único con las estrellas de fondo. Desert Rock es la primera fase de construcción de The Red Sea Project

Ya se están calentado motores para una ‘full immersion’ en la naturaleza. En la naturaleza, sí. Más aún, en una roca. Esto es lo que ofrecerá The Red Sea Development Company (TRSDC) con la construcción de un hotel de lujo excavado dentro una montaña en Arabia Saudí.

El complejo hotelero Desert Rock se sitúa en uno de los paisajes desérticos más espectaculares del mundo, integrándose en la ladera de la montaña y ofreciendo vistas panorámicas de un paisaje único con las estrellas de fondo.

Tal y como manifiesta John Pagano, director general de TRSDC, “el objetivo principal desde el inicio del proyecto ha sido la combinación de lujo, sostenibilidad y una experiencia inmersiva”.

El complejo turístico Desert Rock arrancará en 2023, siendo parte de la primera fase de construcción de The Red Sea Project. Inspirado en las impresionantes montañas, volcanes y valles que lo rodean, Desert Rock contará con 48 villas y 12 ‘suites’ de hotel. Habrá una gran variedad de estilos de alojamiento para satisfacer distintas necesidades, desde viviendas a nivel del terreno hasta ‘suites’ en grietas dentro de la montaña.

En la medida de lo posible, los materiales utilizados en la arquitectura son reciclados del lugar y tienen los mismos colores integrales que el paisaje circundante para sumergir aún más la arquitectura en su entorno.

Durante la luz del día, prevalecerá la silueta natural de Desert Rock. Por la noche, el resplandor de la iluminación arquitectónica desde el interior del complejo, y no sobre la roca, será visible para quienes pasen por allí.

“Desert Rock ofrece una oportunidad única para que los huéspedes puedan conectar de verdad con uno de los paisajes desérticos más espectaculares del mundo”, explica Chad Oppenheim, fundador de Oppenheim Architecture, la empresa de diseño y planificación que está detrás del proyecto. “Nuestra intención principal al diseñar el complejo fue construir teniendo en cuenta el terreno, no construir directamente sobre él, y ser conscientes de los impresionantes elementos naturales que ya existen en el lugar, amplificando su belleza natural”.

Los huéspedes entrarán en el complejo a través de un valle escondido entre las montañas, que minimiza la contaminación acústica y lumínica.

El complejo cuenta con instalaciones de vanguardia, como un spa de lujo y un gimnasio, espacios gastronómicos y un oasis en forma de laguna.

Además, la experiencia se completa con la opción de hacer excursiones con los lugareños, que ofrecerán recorridos didácticos por la zona. También se podrán alquilar ‘buggies’ como parte del programa de actividades, lo que lo convierte en un destino vacacional idílico para los que buscan aventura y relax por igual. Sin olvidarnos, de la fascinación que supondrá a los huéspedes del hotel la  contemplación de las estrellas.

Leer el artículo completo en la revista