Giuseppe Santamaria, coordinador de la Campari Academy y Brand Ambassador de Campari España, indica cómo distinguir y disfrutar de un buen ‘Single Malt’ escocés, como el ‘whisky’ Arboralis de Glen Grant, creado para celebrar los 180 años de la firma

Todo tiene su ciencia. Giuseppe Santamaria, coordinador de la Campari Academy y Brand Ambassador de Campari España, nos brinda las pautas para reconocer y disfrutar de un buen ‘Single Malt’ escocés, y nos presenta la nueva creación de Dennis Malcolm, maestro destilador de Glen Grant, Arboralis. Se trata del nuevo ‘Single Malt Scotch Whisky’ de la firma que ha sido lanzado con motivo de su 180 aniversario, cuyo nombre significa “luz que brilla entre los árboles” y está inspirado en los cálidos haces de luz que se cuelan por los señoriales jardines victorianos que rodean la destilería de Glen Grant.

La elaboración de ‘whisky’ es un arte milenario en Escocia, con más de 500 años de tradición, que ha hecho de este destilado ser la bebida nacional del país. Pero, ¿qué debe tener el ‘whisky’ escocés para se considerado como tal? A tenor de la normativa reguladora de su producción establecida por la Geographical Indication (GI) del Reino Unido, el ‘whisky’ escocés debe elaborarse a partir de cebada malteada, a la que solo se le puede añadir granos enteros de otros cereales. El ‘whisky’ debe producirse en una única destilería, desde el ‘mashing’ de los cereales hasta la destilación. En la fase de fermentación únicamente se puede agregar levadura, no pudiéndose adicionar enzimas. Su destilación debe realizarse a una graduación no inferior a 94,8% vol. para conservar el aroma y sabor de los cereales utilizados como materia prima. Su envejecimiento debe llevarse a cabo en almacenes registrados, que garanticen la preservación del color, el aroma y el sabor de sus ingredientes. El ‘whisky’ se debe envejecer en Escocia, en barricas de roble con una capacidad máxima de 700 litros y por un periodo mínimo de 3 años. Y su embotellamiento se debe hacer con una graduación alcohólica mínima de 40% vol.

Leer el artículo completo en la revista