No hay duda de que se tiene que dejar querer. Su evocación traslada a recuerdos paradisíacos. El Caribe con sus playas de arena blanca que se funden con las aguas azul turquesa transparente. Verano, calor. Fiestas, música y el ron como protagonista en las copas. ‘Mojito’, ‘Daiquiri’, ‘Piña Colada’… En fin, una atmósfera que también podemos disfrutar en nuestras ciudades. ¿Cómo? Todo ello gracias a la alquimia que los magos de la coctelera realizan con sus creaciones. La magia está servida. Tan sólo hay que saber vivirla. El ron es el “blanco” de estas páginas. Y valga la redundancia, porque precisamente del blanco, con o sin añejamiento, es del que queremos hablarles, presentándoles algunas marcas existentes en nuestro mercado español.
Aunque ese carácter festivo que encontraba descripción en los primeros renglones, parece toparse con alguna sombra en ese camino de luces del ron. Según Marta Vázquez Martínez de Miguel, ‘senior consultant’ de Nielsen, “el ron blanco, que supone el 17% del mercado total del ron, arrastra una caída en ventas de un 6,7% y un 5,5% en volumen y valor, respectivamente. Esto significa que aporta la mitad de la caída del mercado del ron total”.
Esta es la radiografía económica de ese destilado que, como bien señalan desde la empresa Pernod Ricard, “se extrae de la caña de azúcar mediante su prensado (‘guarapo’); del jarabe concentrado de dicho jugo, o de las melazas de caña de azúcar, es decir, de los residuos que quedan una vez extraído el azúcar”.