Una buena interrelación de profesionales y de sus artísticos menesteres es la que confluye en una de las principales arterias madrileñas como es el Paseo de Recoletos, a escasos metros de la Plaza de Colón. Un enclave que, en parte, ha sido determinante para su nombre de pila: Columbus. Un espacio de restauración y coctelería que se adentra en el alma de la sucursal de Casino Gran Madrid, al que le bastó muchos años la localidad de Torrelodones. Un lugar donde hierve a cada minuto la emoción, no podía dejar de contemplar otras vibraciones como lo son, por un lado, la restauración, a cargo del chef Mario Sandoval y sus hermanos que, basados en la “Arqueología de los Sabores” que los caracteriza, y que completa el por qué del nombre elegido, Columbus ofrece un cocina asentada en el producto artesano, junto a su apuesta por la alta cocina en formato tapas. Y, por otro, el mágico mundo de la’mixología’, de la que sabe ocuparse a la mil maravillas, Miguel Pérez, ‘head bartender’ del local.
Hagan juego, señores. Pasen y vean como es Columbus. Un espacio de más de 500 m2 situados en la entreplanta del Casino, inaugurado a primeros del presente año, y diseñado por Ignacio García de Vinuesa, al igual que el conjunto del interiorismo del Casino. Su distribución se fundamenta en el uso sereno de los elementos, con iguales consideraciones geométricas y la misma apuesta por los volúmenes, cuidando los tonos cromáticos presentes, que proyectan la calidez que se ha buscado en el conjunto de los espacios. “Ecléctica, atrevida, combinando estampados, formas y diseños en un espacio que desprende ‘glamour’, brillo y luminosidad. Su singularidad es innegable”, manifiesta Miguel Pérez.
La excelente armonía entre ambos espacios no encuentra límites ni siquiera de carácter arquitectónico. “La coctelería forma parte del restaurante, al que antecede. Se trata de un espacio más distendido e informal en el que también se puede disfrutar de una gran variedad de tapas basadas en la carta de Columbus, así como de una amplia selección de cócteles, que también pueden disfrutarse en las mesas del restaurante, afirma Miguel, candidato a alzarse con el título de Mejor Bartender de España en la ‘World Class Competition’ 2014, en el próximo mes de junio.

 

 

Leer el artículo completo en la revista