Los vinos Crianza cada vez más son mirados con lupa en nuestro país. La variedad de estos caldos es enorme y hoy día se encuentra una vasta oferta de Crianza con diferentes procedencias geográficas, tipos de uva, elaboración, etc… en el mercado nacional. Con gran presencia en nuestras mesas, también se observa que cada vez más se les abren las puertas fuera de nuestras fronteras. Son vinos que gustan. La importancia que otorgan las empresas elaboradoras de Crianzas a estos vinos, se ve reflejada en las palabras que les dedican desde el Grupo Matarromera. “España es el país de los Crianza por excelencia y esto es muy valorado en los mercados exteriores como EE.UU, México y China, entre muchos otros. Son los que más abundan, cada uno con sus particularidades y sus diferentes Denominaciones de Origen, pero son vinos elaborados con mucho esmero y cariño. Son nuestras banderas, por lo que ponemos en ellos todo el empeño y conocimiento adquirido desde hace muchos años. Son vinos que destacan por sus tonos a madera sin perder la fruta que los caracteriza”.
Además, desde este mismo grupo aseguran que el consumo de los vinos Crianza “va en aumento, hallándose sumergidos en un mercado caracterizado por una fuerte guerra de precios entre unos y otros”.
Desde Félix Solís Avantis, a pesar de que reconocen que gran parte de la influencia o repercusión que tiene un vino en el mercado es movida por las modas, como en la mayoría de bebidas alcohólicas, exponen también que “los vinos Crianza tienen su público y seguirán teniéndolo. En el mercado español, sobre todo en un sector más joven de la población, a partir de la mayoría de edad, hay una tendencia a consumir vinos más jóvenes con cierto toque de madera pero en gran medida en los que predomina más la fruta tanto en aroma como en sabor”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista