Ambos servicios son muy aceptados, pero la rentabilidad del ‘delivery’ para todo tipo de restaurantes se somete a examen. Para valorarla se presenta el proyecto ‘El Sapiens del Food Delivery’, una investigación realizada bajo la metodología Sapiens impulsada por Ferran Adrià que analiza el canal y aporta herramientas para que las empresas de restauración puedan acogerse a dicho servicio sin poner en riesgo su rentabilidad

La pandemia provocada por la Covid-19 no sólo ha modificado hábitos de consumo, también ha alterado el orden de servicios a ofrecer en los establecimientos de hostelería. Por ejemplo, el ‘delivery’ y ‘take away’ se pusieron a la cabeza durante la etapa más dura de la crisis sanitaria, el confinamiento, siendo la vía de ingresos para el negocio hostelero, y desde entonces, han sabido jugar y desarrollar un rol importante en los locales. De hecho, el servicio de entrega de comida a domicilio y el de comida para llevar por parte de los restaurantes en España se ha triplicado en los últimos dos años. Esta es la principal conclusión del informe Insights delivery Horeca en España, elaborado por Delectatech, compañía de Big Data especializada en el sector de la restauración y que ha analizado las cifras de más de 250.000 establecimientos Horeca. (Un estudio llevado a cabo por la herramienta Food Radar entre enero 2020 y diciembre 2021 a partir de 250.000 locales de España y 25.000 cartas y menús).

Conforme el estudio, las cifras registraron un fuerte repunte en marzo de 2020, coincidiendo con el inicio del confinamiento; hasta esa fecha y desde enero de 2019 el porcentaje de establecimientos que ofrecían ‘delivery’ o ‘take away’ se mantuvo estable en torno al 11%, pero es a partir del inicio de la pandemia cuando aumenta considerablemente llegando a alcanzar el 24,6% de establecimientos en julio de ese mismo año. A partir de esa fecha, se incrementan hasta alcanzar el 30,2% en diciembre de 2021. En términos de crecimiento, estamos ante un 172%. 

Nos preguntamos si la buena acogida de estos servicios se perfila por igual en todo el territorio nacional. La respuesta que encontramos en el informe de Delectatech es que Madrid y Barcelona son las ciudades que lideran el ‘delivery’ y ‘take away’, con un 45,87% y 43,35% respectivamente. Las siguientes posiciones de la lista las ocupan otras plazas como Santander con un 42,07%; Valencia, con un 39,98%, Málaga, con un 38,98%; Zamora con un 23,68%; Pontevedra, con un 23,2% y Ourense, con un 21,71% .

Leer el artículo completo en la revista