Norika es un establecimiento de hostelería que ofrece auténtica cocina andaluza, con una elaboración propia como valor añadido. Desde su apertura, a principios de año y en el centro de Sevilla, gana adeptos cada día por su variada oferta y de calidad

Ha entrado por la puerta grande. Vino a colgar el cartel de abierto en una de las calles más céntricas, concurridas, afamadas y ruta del itinerario de los pasos de la Semana Santa, como es la calle Sierpes, en la capital hispalense. Concretamente, en la fachada del número 9 de esta vía peatonal, los transeúntes pueden ver unas letras en color blanco que revelan un nombre: Norika. Así se llama este establecimiento hostelero que antes de nacer tenía muy clara su misión, que no es otra que la de ser “un bar en el centro de Sevilla típicamente andaluz, y que no fuera franquicia. Tener un local en el centro de una ciudad con comida casera y de la zona es una forma de innovar. Mucha gente entiende el turismo también con probar la comida típica del lugar”, como comenta el encargado de Norika, Francisco Manuel García Hidalgo.
Francisco lleva casi dieciocho años en el mundo de la hostelería, el contacto con el público le atrae de tal manera que cambió las probetas de laboratorio, sus estudios, por el contacto con la gente. Con esta gran pasión y acompañando a su jefe y propietario de este negocio, se ha embarcado en esta aventura que abrió sus puertas el pasado 17 de enero. Ambos, llevan la hostelería en el corazón y su experiencia en el sector la vienen compartiendo desde hace tiempo en otros establecimientos.
En Norika se desgusta Andalucía a través de recetas tradicionales y elaboradas en el propio local, ya que la artesanía en la preparación de las propuestas gastronómicas es otro de los ‘must’ del local.
Norika abre todos los días a partir de las 08.00 horas para comenzar con los desayunos en los que propone el café illy. Un café sin igual para su encargado, ya que se convirtió en una persona cafetera desde que lo probó hace ya muchos años, e incluso es un auténtico embajador de la marca. “En todos los locales donde he trabajado he puesto illy”, afirma. En el local sirven diferentes versiones como ‘espresso’, ‘cappuccino’, con leche, “que es muy típico aquí; hacemos los cafés habituales que conoce la gente pero también tenemos otros en la carta como el ‘frappè’, el ‘shakerato’, ‘marocchino’ o ‘espresso macchiato’, por ejemplo. Además, de cara al tiempo de calor que está por llegar, ofreceremos también el ‘illy crema’ y el ‘Cold Brew’, un café frío fácil de beber”, manifiesta.
 

Leer el artículo completo en la revista