No hay duda de que la vida compartida tiene otro sabor. Al menos más redondo y completo, sí es. El contacto con los demás seres humanos ensancha el espíritu. Precisamente, el trato con el público es el ‘leitmotiv’ diario de Borja Cortina. Todo un ‘bartender’ como a él mismo le gusta definirse cuando le pregunto si ¿barman? o ¿’bartender? “Prefiero ‘bartender’ porque es la persona que sirve detrás de una barra. No sólo ponemos cócteles, también servimos cafés, refrescos o aguas”, responde completamente convencido Borja, durante nuestra agradable charla. Borja lleva deleitándose con el público desde hace 18 años cuando tomó la decisión de dedicarse a la hostelería. Una pasión que le hizo, al cabo de un año, inaugurar junto a su hermano José Antonio, su primer local llamado El Palacio, en una calle muy concurrida al lado del puerto de Gijón, a la entrada del casco antiguo, que a día de hoy sigue funcionando como bar y terraza, ya que el restaurante lo han adaptado a los tiempos que corren, y así los hermanos Cortina han creado El Siete, un espacio donde convive la cocina más informal con las copas y cócteles. “Se trata de un bar con cocina, con propuestas de tapas, para compartir. El espacio es más moderno y menos convencional; algo que está gustando mucho”, comenta Borja.
Poco a poco, Borja empezó a introducirse en el mundo de la coctelería con motivo de encontrar un punto de diferenciación en su negocio. “Hice algún curso a nivel local, pero el primero importante que realicé fue con Patxi Troitiño hace unos 5 ó 6 años, que me abrió la mente hacia la creatividad, dándome cuenta de que la coctelería es un mundo inagotable. Algo que nos enganchó realmente, y así fue como comenzamos a salir fuera, a realizar muchos cursos, y a relacionarnos con profesionales de otros sitios. De este modo, fuimos creciendo hasta que hace tres años decidimos abrir un local centrado en esta línea, en copas Premium, con una coctelería de autor, algo más atrevida. Y así nació el proyecto Varsovia en junio de 2011. Un espacio pensado por y para el servicio Premium y la coctelería”, detalla Borja Cortina.

 

 

Leer el artículo completo en la revista