Los cócteles viajan con el viento a favor. Pero, “sin clásicos no hay contemporáneos”, manifiesta una figura de la coctelería, autora de las creaciones que a continuación les presentamos. Adentrémonos en su apasionado mundo profesional. Una vocación clara y de profundo sentimiento. “Siempre quise ser ‘bartender’. Desde el primer instante, me encantó la sensación que me regala el estar detrás de una barra”, afirma Tatiana Pertegato. Una profesional de la ‘mixología’ que vino al mundo en la ciudad italiana de Vicenza, y que hace una década tuvo su primer contacto con el campo de la hostelería realizando ‘Spritz’ en un céntrico bar de la ciudad. “Me gustaba tanto servir a los clientes sus vinos y cafés entonces, como ahora disfruto sirviéndoles cócteles”, puntualiza Tatiana.Siguiendo su sueño de realizarse plenamente como ‘bartender’, se instaló en Madrid en el año 2007. “Después de asistir a un curso impartido por Miguel Figueredo Lancha conseguí entrar en el Hard Rock. ¡No me lo podía creer! ¡Por fin, una barra americana! Este local fue mi primer paso hacia la coctelería. Allí estuve dos años que fueron muy intensos y productivos. Posteriormente tuve la suerte de ser fichada por Francesco Cavaggioni formando equipo durante un año también junto a Miguel Pérez en el emblemático Museo Chicote de Madrid. Con ellos no cesé de aprender y fue cuando me enamoré de los cócteles clásicos, sentimiento que hoy sigo cultivando. Durante este periodo también amplié mi formación con el curso de Bar Master impartido por la Cámara de Comercio de Madrid. En 2012, fui seleccionada por Jordi Otero para la reapertura de O’Clock”. Además decidió tomar parte en diferentes concursos de coctelería haciéndose con algunos galardones. Su triunfo más reciente ha sido ser una de los diez finalistas que participarán en la Final Nacional del concurso ‘The Most Imaginative Bartender Competition’ de Bombay Sapphire, que se celebrará en la Toscana en abril de 2014. “Competir me apasiona y me provoca un tornado de emociones”, declara Pertegato.