Singular. Nombre sencillo y elocuente de su esencia. Aunque se reserva ‘a priori’ revelar su gran lema: disfrutar. Concepto que se percibe nada más traspasar el umbral de la puerta de este local bilbaíno que derrocha una personalidad informal y espíritu libre, persiguiendo a ultranza la búsqueda de la calidad de los productos, así como presentar a su clientela cosas diferentes y singulares haciendo honor al modo de hacerse llamar. “Queremos proyectar diversión y alta calidad. Desde el primer momento en que se entra en el bar deseamos que los clientes se encuentren como si estuvieran en su segunda casa, en un salón; y dentro de un salón tiene que haber diversión y no demasiadas reglas. Esta manera de ser junto con la búsqueda del mejor producto que podamos encontrar en el mercado, tanto comestible, como bebible es lo que nos distingue”, comenta Sabino Zelaia Barturen, su ‘alma mater’. Singular, “bar especializado en cerveza de calidad, artesanal y con gran proyección sobre la comida”, como lo define su creador, se presentó en sociedad hace una década y traía consigo una clara reivindicación para dejar atrás determinados corsés. “Intento romper la baraja en el sentido de que una buena cerveza no tiene porque ir siempre acompañada de unos nachos, una hamburguesa o un bocadillo. Creemos que la cerveza es tan noble como el vino y puede armonizar perfectamente con un plato de jamón ibérico de bellota, un queso, unas anchoas o un buen lacón con escalibada y pimentón; plato que por su toque picante no marida bien con el vino. La cerveza va muy bien con comida picante y especiada, así como con platos elaborados con vinagre.
En el bar tenemos seis grifos de cerveza rotatorios, para ofrecer cerveza en cada momento del día. Nuestras cervezas son todas de calidad. Contamos con Pilsner Urquell como cerveza fija, y los cinco grifos restantes van variando dependiendo de la disposición de cervezas y sobre todo de la época del año. Además poseemos una oferta de unos 50 ó 60 botellines, casi todos de cerveza artesanal, que también rotan constantemente. Lo que buscamos en Singular es que el cliente nunca se aburra, que no encuentre siempre lo mismo, que las cervezas sean diferentes y que pruebe cosas nuevas y combine las cervezas con platos diversos”, afirma Sabino.

 

Leer el artículo completo en la revista