No todo es Madrid, Valencia, Barcelona, Sevilla o cualquier otra ciudad de la península en cuanto a realización de buena coctelería se refiere. En las islas también se degustan buenos cócteles. De ello, en las Islas Canarias, se encarga Junior Báez López. Un ‘bartender’ tinerfeño que, llevando una década en el mundo hostelero, se decantó hace siete años por la ‘mixología’, y desde entonces, sorprende en la isla con sus cócteles de autor, porque como él mismo me comenta: “me gusta realizar coctelería de autor, hago clásicos y versiono otros cócteles, pero no los siento como míos. Realmente, me siento cómodo en la coctelería de autor. Aquí, en Canarias, la coctelería tropical y ‘tiki’, de tragos muy equilibrados y refrescantes, es muy demandada debido al clima y al alto porcentaje de turismo vacacional que hay, y los turistas desean tomar ‘Mojito’, ‘Piña Colada’, ‘Daiquiri’, ‘Margarita’, o ‘Sex on the beach’, por ejemplo. Pero también es cierto que por encima de ese tipo de coctelería, poco a poco, empiezan a destacar cócteles diferentes, de autor. De hecho, mi cóctel ‘Pancho Villa’, con base de tequila, licor de jengibre, licor de naranja, pimienta rosa, jengibre natural, puré de fruta de la pasión elaborado por mí, toque carbónico con soda, acompañado con nachos y guacamole, era el más demandado en el Beach Club del Bahía Beach, de Arona. Lo mismo cabe decir de los cócteles ‘Get Lucky Vs’ elaborado con frutos rojos, y creado para los productos de la destilería The Poshmakers y del ‘Noche Navideña’, un cóctel con ‘nutella’ que elaboré con el chef Pedro Rodríguez, que lleva una base de vodka y licor de almendra, y fue presentado en una tulipa comestible. Éste se proponía en el menú degustación de nochevieja en un local de la Orotava donde estuve trabajando, y tuvo mucho aceptación”. Así se manifiesta Junior Báez que, además de llevar el mundo hostelero en su ADN debido a su experiencia en los bares de familia, tuvo la oportunidad de conocer los productos con los que haría sus creaciones en primera persona. “Estuve un par de años en La Marina, viajando por Sudamérica, Estados Unidos y otros lugares; lo que aproveché para conocer los productos, destilados, frutas… A mi vuelta, llevé negocios nocturnos en la península. Más tarde regresé a Tenerife, pasé por varios restaurantes creativos de nivel y trabajé con chefs de gran talla como Rodrigo de la Calle, Andrés Madrigal o Pedro Rodríguez. Mi trayectoria la he construido en Canarias, en ese tipo de restaurantes, locales creativos y ‘beach clubs’. Actualmente realizo cursos, me dedico a la venta de destilados personalizados con Ish, me encargo del asesoramiento de locales, y tengo dos colaboraciones, una con La Vieja Licorería, cuyos licores artesanales han recibido varios premios en ‘San Francisco Spirits competition’; y otra con la destilería The Poshmakers, creando para ellas cócteles de autor para la presentación de sus destilados Premium”.

 

 

Leer el artículo completo en la revista