La calidad y artesanía son la esencia de los cavas y vinos de Canals & Munné, ideales para cualquier ocasión. Una bodega centenaria, al mando de la quinta generación de la familia, que se halla enclavada en el corazón de la D.O. Cava, en Sant Sadurní d’Anoia

Pasión, mimo, calidad, conocimiento, experiencia, una elaboración pausada, que da tiempo al tiempo, y artesana, que conjugada con la tecnología más puntera da lugar a una producción precisa que tiene como resultado la perfección de una burbuja. Así es la de los cavas de Canals & Munné. Una bodega centenaria, de carácter familiar, regentada hoy en día por la quinta generación, en cuya producción no sólo se contemplan los cavas, sino también vinos de extraordinaria calidad. Además, cabe destacar que fue una de las primeras bodegas que elaboró vinos  y cavas con el método ‘champenoise’, y que con las sucesivas generaciones perfeccionó sus procesos utilizando la modernidad tecnológica sin perder un ápice de su personalidad.

Canals & Munné, enclavada en la localidad barcelonesa de Sant Sadurní d’Anoia, cuna de la Denominación de Origen Cava lleva desde el año 1915, fecha de su fundación por Josep Canals Capellades, elaborando cavas muy selectos, que han alcanzado el prestigio mundial y su idoneidad para todo momento y ocasión.

Las referencias que componen su gama de cavas están calificadas por el Consejo Regulador de la D.O. como Reservas y Gran Reservas (http://www.canalsimunne.com/es/cataleg: Cos/0/cava). Patrimonio de la bodega son sus largas crianzas; de hecho, en sus productos se deja sentir el reposo en las cavas durante años del excelente zumo de uva. En la producción de cavas de Canals & Munné no se contemplan productos con nueve meses de maduración. 

Actualmente, Canals & Munné cuenta con tres Reservas y cinco Gran Reservas. Sus cavas Reserva presentan dos años de reposo, siendo éstos: Dionysus ECO, Insuperable y Lola Rosé Pinot Noir. Las dos últimas referencias verán incrementar la gama con dos nuevos productos que la bodega lanzará al mercado en breve.

Todos estos cavas son de producción limitada y sus botellas están numeradas, hecho que pone de manifiesto la minuciosidad con la que trabaja la bodega desde sus comienzos.

Por su parte, cabe señalar que los cavas Gran Reserva suponen la mayor parte de la producción de la bodega. Hoy en día tiene en el mercado cinco Gran Reserva bajo las marcas Insignia, ADN Canals, Reserva de l’Avi, 1915 by C&M y Gran Duc, los cuales cuentan con un tiempo de reposo que oscila entre tres y cinco años.

Todos estos productos son sinónimo de distinción, según detalla la bodega, conseguida a partir de una elaboración cuidadosa y paciente, con ciencia y cariño. Productos que testimonian meses y meses de reposo en silencio en la cava, ajenos a prisas y modas. “Las prisas son malas compañeras de viaje para hacer cavas de calidad Gran Reserva, separamos muy bien la urgencia y el ajetreo del día a día de las buenas prácticas enológicas para hacer el mejor producto”, detallan.

Además en su catálogo también se hallan un Marc de Cava y un Licor de Cava, dos productos muy singulares idóneos para las sobremesas.

Una producción, la de Canals & Munné, que está siempre atenta a las tendencias y gustos de los consumidores. En los últimos años, la bodega ha observado que las preferencias del público se decantan por cavas más secos tipo ‘Brut’ y ‘Brut Nature’ y que se demandan cavas con un mayor envejecimiento, Reservas o Gran Reserva”. Por eso, adaptan su producción al gusto del cliente, haciendo cavas con más o menos azúcar y con mayor o menor envejecimiento, conforme mencionan.

Leer el artículo completo en la revista