El sector del ‘Catering’ constituye a día de hoy un negocio con un nivel de competitividad alto dada la extensa oferta disponible y la proliferación que se ha ido sucediendo durante los últimos años. Desde Sobejano Catering comentan que “hay muchas empresas en el sector, pero lo positivo es que también hay mucho mercado. La verdad es que hay bastante competencia pero la clave del éxito es el trabajo duro, y sobretodo escuchar al cliente”. Joker Catering continúa en esta dirección indicando que “la oferta de nuevas empresas de ‘Catering’ ha aumentado de la misma forma que antiguas empresas que antes tenían una importante cuota en el sector, han desaparecido”. En Mallorca Catering explican que “siempre que nos encargamos de la organización de un evento, ya sea una celebración entre amigos, una boda o algún evento relacionado con el mundo empresarial, es habitual que asista mucha gente invitada. Es por ello que la comida y la bebida es algo que no puede faltar en este tipo de celebraciones, pero éstas siempre han de ser de calidad y se debe cuidar hasta el último y mínimo detalle”. En Isabel Mestre coinciden en que “el cliente siempre es una primordial fuente de inspiración pues es el verdadero anfitrión, y en cierto modo, confía al ‘Catering’ algo de su prestigio personal para que el éxito del evento sea rotundo. De modo que la clave del éxito de una empresa de ‘Catering’ será siempre la de cumplir lo prometido, satisfaciendo así las expectativas del cliente”. Precisamente de cumplir expectativas hablan desde Grupo Lezama, manifestando que, en su opinión, “la sociedad y las empresas están huyendo de lo que de unos años a esta parte se ha convertido en sinónimo de ‘Catering’. En época de auge las empresas de ‘Catering’ han florecido a la sombra de la bonanza económica, y una demanda muy elevada permitía que hubiese casi tantas peticiones como ofertantes. Ante éste panorama parecía que “cualquiera” que contase con dos sartenes y cuatro microondas podía dar un servicio de ‘Catering’, sin importar ni la propuesta gastronómica planteada ni el número de comensales. Aquello generó un descontento muy grave y afectó a todo el sector. Afortunadamente, creemos que la animadversión que se tiene hacia el ‘Catering’ se recuperará”. En esta línea prosigue La buena vida, desde donde comentan que “hubo un tiempo donde aparecían nuevos ‘Catering’ por todos lados y esto ha hecho mucho daño al sector ya que el ‘Catering’ no sólo es organizar una merienda para veinte personas. Requiere mucha profesionalidad ser capaz de organizar fiablemente cualquier tipo de evento, desde un almuerzo VIP para tres personas a una gala para 3.000”.

Leer el artículo completo en la revista