La reapertura del clásico local valenciano Café Madrid, lugar de tertulias y bohemios, ha puesto en alza uno de los cócteles más autóctonos de la ciudad del Turia, el ‘Agua de Valencia’

Café Madrid es de esos locales que se buscan siempre en las guías de cualquier ciudad como punto obligado para hacer una visita. Ese local cuyas paredes respiran historia, anécdotas y muchos brindis que recuerdan los secretos y las alegrías que se vivieron en esos metros cuadrados.

En este caso, la reapertura de Café Madrid ha devuelto a Valencia un templo de la coctelería, de las buenas charlas y hasta un punto de encuentro con esencias pasadas y propuestas futuras.

En su primera etapa, el lugar dio cobijo desde 1956, a la bohemia valenciana que buscaban un trozo de París o un toque barcelonés donde desarrollar sus tertulias pero con un claro olor a Mediterráneo. En ese momento, nació uno de los cócteles más famosos y que han llevado el nombre de Café Madrid de boca en boca, incluso después de cerrar: el ‘Agua de Valencia’.

“Teníamos muy claro que la marca Café Madrid va ligada de por vida al nacimiento del ‘Agua de Valencia’, y por ello debíamos darle la importancia que debe tener. Es nuestro cóctel franquicia”, explica Iván Talens, el barman encargado de la coctelería de este nuevo espacio que se combina con el restaurante de la mano del chef Nacho Romero.

De hecho, hoy Café Madrid es una mezcla de hotel, restaurante y bar-coctelería que garantiza un maridaje perfecto para cualquiera de los planes que surjan.

El nuevo local, que ha abierto sus puertas el pasado mes de octubre, ha ido evolucionando para, tal y como reconoce Talens, llegar a una oferta de futuro que recupera lo mejor del pasado. “La verdad es que hubo muchos cambios del proyecto inicial al final. El grupo Comatel, que es la propiedad de Hoteles MYR, contactó con el chef Nacho Romero para la dirección gastronómica del hotel. Nosotros somos muy amigos y ya habíamos trabajado juntos en el restaurante Torrijos de Valencia. Por eso, no se lo pensó y propuso reabrir Café Madrid pero con oferta más destacada de coctelería a la par que gastronómica”.

Y así nació un concepto que se está asentando como una de las mejores barras para tomarse un trago con solera y bien trabajado. “Es cierto que como valenciano y ‘bartender’ veía a la ciudad pobre de oferta de coctelería. Era una realidad por todos sabida pero nadie había apostado fuerte por el mundo del cóctel como sí ha ocurrido en otras ciudades de España”, reconoce este mago de las cocteleras.

Con la idea de devolver Café Madrid a “la sociedad valenciana que tanto amó este peculiar bar”, el objetivo de Talens es, sobre todo, dejar claro que la coctelería ha dejado de ser una moda y ya está asentada como una realidad que “ligada al mundo gastronómico forma parte de una experiencia más completa y sensorial”.

Precisamente, ese nexo entre barra y cocina es la base del cóctel más famoso del tradicional bar. ‘Agua de Valencia’ mezcla el zumo de naranja con cava y destilados blancos en una fusión que ya cuenta con décadas de degustación.

“La clave o diferencia de una buena ‘Agua de Valencia’ es la calidad, variedad y temporalidad de las naranjas. Con una variedad más equilibrada de azúcar, el resultado es mejor. Unas buenas navelinas, por ejemplo, con su punto exacto de madurez, serían perfectas. Sin olvidar la calidad de los destilados blancos y el cava, que por supuesto recomendamos que sea valenciano”, explica Ivan Talens sobre el trago que han convertido incluso en el ofrecimiento de bienvenida para todos los clientes que llegan al hotel.

Leer el artículo completo en la revista