Desde hace unos años, los dos restaurantes proponen una oferta que tiene en común la autenticidad, los buenos productos y la tradición culinaria italiana, pero cada uno de ellos tiene su propia personalidad

La italianidad no es discutible en Bocca di Bonifacio. Dos restaurantes que nacieron en Barcelona para recrear la tradición italiana en clave contemporánea, con el mejor ambiente y respirando un aire de hospitalidad que hace sentir a la clientela como en su propia casa. 

Roberto Ponti, Massimiliano Pagnini y Roberto Iemi, originarios del norte de Italia, son los artífices de estos puntos de encuentro, donde se saborea la ‘dolce vita’ y las buenas materias primas italianas. El primer local lo inauguraron en noviembre de 2015 y su nombre de pila casi les vino dado. Situado en el cruce entre el carrer de Sardenya y el de Corsega, decidieron llamarlo Bocca di Bonifacio, evocando al estrecho de mar que separa la isla italiana de Cerdeña y la isla francesa de Córcega denominado Bocche di Bonifacio, tal y como relata Roberto Ponti durante el transcurso de nuestra conversación.  

Algunos años después, en enero de 2019 llegó el segundo local, en esta ocasión al carrer de Ausiàs March, y recibió el mismo nombre que su antecesor. 

Aunque derivados de la misma raíz y algún elemento en común, ambos establecimientos, a los que a sus autores les gusta llamar BdB como comenta Ponti, tienen personalidad propia. “La autenticidad, los buenos productos y la tradición italiana es el denominador común de ambos locales, pero cada uno de ellos tiene su identidad y las propuestas gastronómicas no son las mismas”.

Roberto Iemi es el ‘executive chef’ y, como detalla Ponti, “el primer local se enfoca en un concepto de ‘street food’ que traduce recetas regionales italianas en las hamburguesas; convirtiendo la comida típica americana en algo que recuerde las recetas italianas, para las que utilizamos los mejores ingredientes que haya en toda Italia. Por ejemplo, tenemos la hamburguesa ‘Milanese’ en la que hemos recreado una receta típica de la zona de Milán como es el huevo con espárragos; o la ‘Calabrese’, elaborada con un embutido picante de la región de Calabria; o la ‘Napoletana’, hecha con la ‘mozzarella di bufala’ originaria de la zona de Nápoles”.

Además, en este local del carrer de Sardenya también ofrecen entrantes, ensaladas, pastas, ‘risotti’ y demás primeros y segundos platos. 

Leer el artículo completo en la revista