Aquello de “es difícil, por no decir imposible, tenerlo todo en la vida”, es un mito fácilmente desmontable al menos en cuanto a cocinas y hornos se refiere. Los profesionales de la hostelería no se encuentran solos a la hora afrontar su tarea diaria; sus peticiones para lo que concierne a estos equipos son escuchadas por los fabricantes de los mismos, poniéndose manos a la obra para presentarles unos equipos de última tecnología, caracterizados por la innovación, de gran resistencia y durabilidad, de fácil manejo y uso, de ahorro de tiempo y de recursos, respondiendo a su vez a sus demandas de aligerar los procesos de limpieza y mantenimiento, pasando por formatos digitales, e incluso por la realización ‘a medida’ de esos aparatos; todo ello sin perder de vista la función estética.
En definitiva, hoy los profesionales de los fogones encuentran unas cocinas y hornos que no se apartan un ápice de las tendencias del mercado, todo ello gracias a la estrecha colaboración que las empresas productoras mantienen con los chefs y hosteleros uniendo sus fuerzas para conseguir soluciones útiles, rentables, acordes con los hábitos del siglo XXI y siempre con el objetivo de facilitar un mejor servicio que, por supuesto, redunde en la satisfacción de los clientes en los establecimientos hosteleros.
Premisas, todas ellas, desarrolladas por las empresas a las que nuestra revista ha tenido el placer de consultar.

EQUILIBRIO ENTRE LA DEMANDA DE LOS HOSTELEROS Y LA OFERTA DE LOS FABRICANTES
En cuanto a los materiales de fabricación de las cocinas y hornos se refiere todas las empresas del sector muestran doctrina unánime: el acero inoxidable es el que se emplea por su resistencia y durabilidad, material que garantiza una fácil limpieza ofreciendo unas buenas condiciones de higiene.

 

 

Leer el artículo completo en la revista