Todo género de cosas sin alma, sin sentimiento, dejan de tener sentido. Lo que las hace vivas es precisamente la emoción. Sentimiento que bien sabe transmitir Iván Cortón en sus cócteles. Un barman bilbaíno, que ha trazado un línea directa en su profesión entre las ciudades de A Coruña y Almería, aunque también ha pasado por la capital y por alguna otra ciudad española. “Llevo más de 20 años en el campo de la hostelería; empecé trabajando en restaurantes de dos hoteles almerienses y en la actividad de ‘Catering’ que ofrecían estas estructuras, donde transcurrí 10 años de mi vida. Poco a poco me fui introduciendo en la coctelería, sumergiéndome de lleno en ella al trasladarme a A Coruña”, comenta Iván durante nuestra agradable conversación.
Autodidacta en su formación, ha embebido un sinfín de libros adentrándose en el maravilloso mundo de agitar una coctelera, en su historia, en la labor de las grandes figuras, en su modo de trabajar, así como en el de sus compañeros de profesión de hoy, con quienes le gusta compartir esas experiencias y disfrutar de la magia de la preparación de una buena copa y de la dispensación de un impecable servicio a los clientes. Servicio que para él debe ser “agradable, sin ser demasiado jovial, humilde, y sobretodo con mucha educación y respeto al cliente como a lo que se va a preparar”, detalla Iván Cortón. Pero una cosa más cierra el círculo de un perfecto servicio para él: “poner siempre mucho cariño en lo que haces. Esto es fundamental”, puntualiza.
¿Hay mayor emoción que la pasión? “Siempre me ha gustado trabajar las sensaciones. Una copa puede ser muy buena, pero puede no causar mucha sensación. A mí me gusta jugar con texturas, sabores, esencias o flores como las rosas o el azahar. Creo mis propios siropes o ‘bitters’, por ejemplo. Me gusta despertar los sentidos a mis clientes y transmitirles la historia de los cócteles. En definitiva, mis cócteles tienen que producir diferentes sensaciones, tanto al inicio como a mitad de camino. Deseo sorprender al cliente con lo que hago”, determina Iván Cortón.

 

 

Leer el artículo completo en la revista