Estos servicios amortiguan la caída de las ventas en el consumo fuera del hogar debido a la crisis sanitaria y a las restricciones para tratar de frenarla. Muchos establecimientos de hostelería se han digitalizado para ofrecer un plus a los consumidores. Servicios que han llegado con la vocación de permanecer

Carente de toda prueba en contrario, el ‘delivery’ y ‘take away’ echan raíces. La pandemia provocada por la Covid-19 ha acelerado tendencias que ya se venían constatando hace algunos años.  

No obstante y, a pesar de esa vertiginosa carrera, el servicio del ‘delivery’ en España, así como en otros mercados de nuestro entorno europeo, resulta un servicio incipiente si lo comparamos con otros países fuera de Unión Europea. Según se desprende del informe realizado por Kantar, “Panorama de los alimentos y bebidas fuera de casa. El impacto de la Covid-19 y el camino hacia la recuperación”, el ‘delivery’ es todavía un sector emergente en Europa, sobre todo si lo comparamos con otros mercados, como el latinoamericano o el asiático. De hecho, su implantación entre los menores de 50 años en Corea del Sur es del 99%, mientras que en China y Brasil es del 84% y el 80%, respectivamente. Por el contrario, este dato apenas alcanza el 37% en España, el 36% en el Reino Unido y el 44% en Francia. 

Este estudio cubre la afectación de la pandemia en 11 países del mundo desde dos ópticas: la disminución del consumo de alimentos y bebidas no alcohólicas fuera del hogar (u OOH, por sus siglas en inglés) y el consiguiente aumento de la entrega de comida a domicilio. 

En nuestro país, durante la primera mitad de 2020, las fuertes medidas restrictivas sufridas impactaron duramente al consumo fuera del hogar, que perdió más de un 44% de su facturación, lo que supuso 7.000 millones de euros menos en los primeros seis meses del año respecto al mismo semestre del año anterior, según datos de Kantar.

Leer el artículo completo en la revista