Page 65 - Revista Bar Business 134
P. 65

                 sección coctelería
  Foto © Victoria Fernández Diego
Y eso que los responsables de Little Bobby diferencian entre los clientes que van a la coctelería y los que optan por el club de ‘jazz’ o la discoteca. “Arriba, la media es de un cliente entre 30 y 55 años, aunque la horquilla puede variar. Es gente que busca algo diferente porque Santander es muy monótono y clásico y entrar aquí es dis- tinto”, añade.
Dos aspectos, además, han apuntalado la aventura coctelera de Sergio y Ángel: una apuesta por “precios muy democráticos” y las ganas de hacer acciones diferentes en su local.
“Es difícil hacer noches temáticas porque la decoración y la esencia del Little Bobby es claramente de los años 20, pero sí ha- cemos meses de diferente tipo de música o ‘remembers’, como este último mes que hemos hecho un ‘Funky remember de Mi- chael Jackson’”, asegura.
Además, llevan ocho meses con un pro- yecto que se llama “12 meses, 12 bar- tenders” donde cada mes viene un coc- telero de fuera en un intercambio especial y ofrece una carta propia con tres cóc- teles que tiene su mejor noche cuando da una ‘masterclass’ en el local. “Es una forma muy buena de aprender cosas nuevas porque en Madrid o Barcelona es más fácil. Aquí es complicado que pue- das aprender de alguien de aquí y cuando viene alguien de fuera nos da su visión y las nuevas tendencias”, aclara Sergio Gó- mez.
Entre compuertas y lámparas antiguas, esta coctelería con un alma especial y un “amor diferente por las copas” ha empe- zado a remover las esencias de las barras en Santander: “Es evidente que en el nor- te, el ritmo no es el de Madrid o Barcelo- na pero poco a poco la gente se arriesga más a pedir cosas nuevas y no el típico combinado”.
Aunque uno de sus fundadores explica que empezaron hasta dando desayunos para ver cuál era el sistema que mejor
Foto © Victoria Fernández Diego
Entre la oferta, una carta de cócteles clá- sicos, con 15 opciones. Una segunda de cócteles de autor donde se incluyen 18 referencias entre las que hay versiones de los clásicos y tres o cuatro hechos por ellos mismos y una última carta, la “Sal- vaje”, que se activará para Navidades con cuatro cócteles impresionantes por dentro y por fuera gracias a la vajilla elegida en el taller de Piñeiro: “Todo un espectáculo”. Los responsables de este ‘speakeasy’ apuestan por cambiar las cartas hasta tres veces al año dejando, eso sí, un 20% de los cócteles que más han triun- fado en las opciones anteriores para que el público siga contando con sus ‘best sellers’.
funcionaba para el local, ahora no hay comida en ninguno de los tres bares que Gómez y Ontavilla tienen en la capital cántabra. “Es nuestro próximo reto: un lugar que aune gastronomía y coctelería, porque te permite dar algo más redondo e innovar en la barra. Será un ‘gastrobar’ lo próximo que abramos, estamos pen- sándolo”, advierte Sergio.
Una carrera ascendente que han conse- guido, como recuerda este joven empren- dedor, rodeados de una buena familia, una familia de premio. “Nos dieron el galardón al Mejor Equipo de Barra en la ‘World Class Competition’. Y es que tene- mos un personal con muy poca rotación. Gente que empezó con nosotros y aún sigue. Somos como una familia y eso se transmite al cliente”.
Lola Campoamor
Fotos cedidas por Little Bobby Speakeasy
Carnet de identidad
   Foto © Victoria Fernández Diego
LittLe BoBBy SpeakeaSy
Calle Sol, 20 39003 Santander Tel.: 690 99 25 27 www.littlebobby.es
Bar Business 65
















































































   63   64   65   66   67