Table of Contents Table of Contents
Previous Page  63 / 84 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 63 / 84 Next Page
Page Background

B

ar

B

usiness

63

s e c c i ó n

c o c t e l e r í a

sólo con ‘bartenders’ femeninas. “El

talento es universal, no entiende de

género porque lo que uno transmite

son sus sensaciones, sus vivencias, sus

ganas, sus ansias y da igual ser hombre

o mujer”.

Pero la realidad acaba imponiéndose y

reconoce que entre las barras, al igual

que en otras empresas, muchas veces

los hombres siguen cobrando más y

ocupando mejores puestos. “Habrá

que seguir en la lucha para dejar a las

próximas generaciones un camino más

igual y con más posibilidades”.

Su lucha es cada día en un local que

está subiendo como la espuma gracias

a su creatividad con una coctelera en

la mano.

“Todas mis creaciones son pura Almu-

dena Vázquez, pero las que no son in-

venciones mías, también llevan mi to-

que, sobre todo en las decoraciones”.

Un aspecto este muy relevante para esta

‘bartender’ que ve igual de importante

el interior del cóctel como su exterior.

“En Areia Colonial Chillout no es fácil

cuidarlo todo porque un viernes o un

sábado puedes llegar a hacer cerca de

cuatrocientos cócteles con estas dos

manitas. Y eso implica mucho esfuerzo

y mucho amor por lo que una hace”.

Su truco es crear cócteles casi personales

para cada cliente. Estudiar qué quieren,

qué necesitan en cada momento y darle

la satisfacción de tomarse un buen trago

que complete el momento que busca.

“Creo que cada persona es un cóctel y

se puede averiguar mucho por lo que

uno bebe”.

Por eso, su parte preferida es la reacción

de cada cliente cuando le sirve la copa

que ha pedido. “Últimamente suceden

dos casos: al que le encanta y se queda

mirando sin saber si dejar la decoración

así o beberlo y el que coge su móvil

para colgarlo en una red antes de nada.

Me encanta ver sus caras de sorpresa e

intentar adivinar qué harán”.

No es de extrañar que los clientes se

sorprendan. Almudena Vázquez no se

cierra a nada para meterlo en una copa.

En eso se nota la tradición culinaria que

ha heredado de su padre.

“Lo mas raro que he hecho es un cóctel

para un concurso a nivel mundial

muy importante, que consistía en

una mezcla de setas, níscalos setas

de cardo y boletus, en aceite de trufa

blanca, reducido con Pedro Ximénez

y mezclado con un ‘whisky’. Lo mejor

es que estaba buenisimo y nadie lo

esperaba. Se llamaba

‘Wild forest’

y

era la receta de un plato del norte que

fui capaz de llevarlo a una copa”.

En la nueva carta del Areia Colonial

Chillout de este año, se pueden probar

hasta 25 cócteles salidos de su coctelera

como el ‘

Hot Pisco

’, el ‘

Areia Detox

’,

el ‘

Coffee Warrior

’, “una de mis últimas

creaciones” o el

‘Almuacks

’.

El local tiene una carta muy amplia

porque a Almudena le gusta tener de

todo en su recámara. “Me encanta el

ron, el mezcal… A la absenta le tengo

un cariño especial. Me gusta mucho el

pisco, la ginebra, el tequila. No hago

discriminaciones”, bromea.

De hecho, en cada cambio de estación y

cuando le llegan bebidas nuevas, a esta

‘bartender’ le encanta probar nuevas

cosas que se van combinando en su

cabeza antes de mezclarlas incluso en

una coctelera.

“Las nuevas creaciones van surgiendo.

A veces me traen cosas para probar de

diferentes marcas y no puedo evitar

que haya casi siempre algo nuevo en

mi mente”.

En su cocina líquida, cuando se enfrenta

a la copa vacía, Almudena Vázquez dis-

Carne t

de iden t idad

AreiA ColoniAl Chillout

C/Hortaleza, 92

28004 Madrid

Tel.: 91.310 03 07

tingue para quién o para qué va dirigi-

da su nueva apuesta: “Cuando creo para

un concurso, me dejo llevar totalmente.

Eso sí, siempre acabo pensando que, la

mayoría de las veces, luego se sirven en

el local donde trabajo y, por el volumen

de cócteles de cada noche, tengo que

modificar de alguna manera la forma de

creación para poder hacerlo en masa”.

Esta conciencia real y práctica de la

coctelería no le invalida para utilizar

todas las técnicas que ha ido apren-

diendo a lo largo de estos años: “Me

encanta tocar desde lo más tradicional

hasta, en la medida de lo que puedo, la

coctelería molecular. Mola mucho”.

Con una simple charla con Almudena

Vázquez es fácil adivinar el trabajo duro

que hay detrás de la barra para sorpren-

der cada vez más a un cliente formado y

que busca la excelencia. No es de extra-

ñar con el nivel de coctelería que empie-

za a instalarse en nuestro país.

“Existe un gran nivel que se ha estado

forjando a lo largo de los años. Tenemos

grandes profesionales que están apor-

tando con su inmenso trabajo puntos

de vista a tener en cuenta en el resto del

mundo, y grandes locales que ya se cono-

cen a nivel mundial. España tiene su sello

propio y personal y, con mucho trabajo,

se está llegando a todas partes porque

hay mucho talento”.

Lola Campoamor

Fotos cedidas por Almudena Vázquez

(Areia Colonial Chillout)