Previous Page  27 / 84 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 27 / 84 Next Page
Page Background

euros, cifra que incrementamos el pasa-

do 2016 hasta los 10 millones de euros

brutos. Retomar las cosas cuesta trabajo

pero seguimos creciendo, hemos monta-

do una distribución propia muy extensa

a lo largo del país. Nos enfocamos mu-

cho a que las calidades sean muy altas,

a que los desarrollos sean innovadores,

mezclamos sabores como la frambuesa,

el ‘cookie’, o el pistacho, buscamos esa

variedad y estamos encontrando que hay

una aceptación importante no solamente

en nuestras fronteras sino también fuera

de ellas. De un único cliente que tenía-

mos en Israel estamos llegando a más

de 40 países”, comenta

Carlos Monzón

,

director general de la firma.

Todo un logro en estos tres años en el

timón de la empresa, que se nutre de

un excelente ‘savoir faire’ y de un amplio

catálogo de productos. “En el ‘portfolio’

tenemos ahora más de 300 referencias

diferentes, divididas en bombones, cor-

tados, tabletas, turrones, coberturas para

postres, chocolate a la taza y solubles.

Dentro de los bombones tenemos cajas

grandes de 3 kg para pastelería o para

graneles o autoservicio que son forma-

tos que triunfan en Emiratos, países muy

chocolateros y consumidores de bombo-

nes de gran tamaño parecidos a los bom-

bonísimos nuestros, pero los consumen

macizos, con frutos secos en el relleno”,

expone Monzón.

Un producción

,

la de Trapa

,

que se

adecua a las exigencias locales…

“La adaptación es necesaria. por ejem-

plo en el mundo árabe gusta mucho el

chocolate con pasas, sin embargo en

España no lo encuentras. También les

gusta el pistacho, mucho caramelo. En

cambio, en Asia los prefieren menos

dulces, triunfan las tabletas rellenas con

relleno de moka, en Japón ocurre lo

mismo. En China no les va el chocola-

te muy dulce, les gustan más los negros.

Si vas a

EE.UU

., donde estamos empe-

zando, hacen los chocolates con leches

caramelizadas y gustos muy azucarados.

Asimismo hay que adaptarte al ‘packa-

ging’, porque tienes que cumplir la re-

glamentación del país, el idioma, el ta-

maño de la letra, y por supuesto, a los

sabores. Eso hace que tengas que tener

un ‘portfolio’ muy grande. El año pasado

sacamos casi 80 referencias distintas, al-

gunas más sencillas, simplemente fueron

cambios de ‘packaging’ para adaptarlos

al gusto actual, y otros se centraron en

desarrollos de productos. Estás obligado

a ir descatalogando productos e intro-

duciendo nuevos”, puntualiza el director

general.

Un variado surtido que no sólo puede

verse en la Gran Distribución, también

Horeca es un punto de mira para la fir-

ma. “Nos hemos enfocado mucho en

hostelería, porque tienes el ‘front office’,

la barra, donde puedes dar como corte-

sía un pequeño bomboncito, igual que

das una galleta con el café; o puedes te-

nerlos en una cesta a la entrada de un

hotel, por ejemplo. Igualmente, hemos

hecho desarrollos propios de chocolate

soluble tanto el típico soluble para tomar

con leche en el desayuno familiar o en

monodosis para tomarlo en hostelería en

un hotel, es un producto muy sencillo,

sin gluten, sin grasas, no tiene más que

azúcar, cacao excelente y vainilla. Tene-

mos también el chocolate a la taza, tanto

sólido para elaborar como en monodosis

o bolsas grandes, en diferentes formatos.

También en la parte de cocina hemos

desarrollado nuestras coberturas, el cho-

Tienda (Salamanca)